diciembre 10, 2023

El mercado de valores de Japón está aumentando. Este es el por qué.

El primer ministro, Shinzo Abe, se paró frente a las cámaras en 2014 y dijo que cambiaría la forma silenciosa en que operan las empresas japonesas. Esta es una tarea difícil. Conmocionados por los años de debilidad económica que siguieron a la burbuja de la década de 1980, los ejecutivos japoneses se aferraron al statu quo durante años. Los aumentos para los empleados y los rendimientos para los accionistas son difíciles de conseguir. El resultado fue una economía que apenas creció.

Hoy, hay señales de un cambio significativo en la forma en que se administran las corporaciones de la nación, cambios que están ayudando a revitalizar la economía. En los últimos meses, los accionistas de Canon han exigido una junta directiva diversaCitizen Watch dijo que compraría hasta un cuarta parte de sus accionesy el dueño de Uniqlo prometió a sus trabajadores un aumento de hasta un 40 por ciento. La Bolsa de Valores de Tokio suplicó a las empresas que se «conscientes» de los precios de sus acciones.

Mezcle una economía sorprendentemente sólida este año, una moneda débil, tasas de interés extremadamente bajas, mientras que muchas de las economías más grandes del mundo están recaudando fondos, y un enchufe de Warren Buffett y tiene el mercado de valores principal con mejor desempeño en el mundo.

El índice Nikkei 225 de Japón ha subido casi un 30 por ciento este año, superando las ganancias del S&P 500, el índice de referencia en Estados Unidos. El Nikkei no ha estado tan alto desde principios de la década de 1990, cuando Japón cayó en la llamada Década Perdida.

Algunos observadores se apresuran a advertir que los inversionistas se han quemado en el pasado por demasiadas esperanzas acerca de cambiar las actitudes de la sala de juntas en Japón. Pero las ganancias corporativas están mejorando y la economía de Japón, la tercera más grande del mundo, está mostrando un brillo posterior a la pandemia: la inflación finalmente ha regresado, el gasto de los consumidores está aumentando y los turistas extranjeros están de vuelta.

«Las condiciones económicas básicas en Japón, incluidas las ganancias corporativas, son mejores que en Estados Unidos, Europa y China», dijo Yuichi Murao, alto ejecutivo de Nomura Asset Management en Tokio. «En términos de crecimiento del PIB, Japón tendrá un desempeño superior».

El aumento del producto interno bruto de Japón de enero a marzo se revisó al alza la semana pasada, a una tasa anual del 2,7 por ciento desde una lectura inicial del 1,6 por ciento. El panorama general sigue siendo mixto, ya que el aumento que proviene de un mayor gasto por parte de las empresas se centra principalmente en la reposición de estantes y almacenes, no en la demanda de los clientes. El consumo privado, una medida de cuánto gasta la gente, disminuyó levemente.

Sin embargo, la demanda interna sigue siendo fuerte, dijo Murao. Hay muchas expectativas de que aumente aún más, junto con el llamado gasto de venganza que otros países han visto después de sus bloqueos. Japón fue uno de los últimos países en levantar las restricciones, y aunque el número de turistas sigue siendo más bajo que antes de 2020, los visitantes extranjeros están llegando a raudales.

«Están gastando más que antes», en parte debido a la debilidad del yen, dijo Murao. El yen cayó a su nivel más bajo desde la década de 1990 frente al dólar estadounidense.

Japón también ha tomado medidas contra dos problemas a largo plazo, con la mejora de los salarios y la inflación en los últimos meses. precio al consumidor, la comida fresca no está incluidarosa 3,4 por ciento en abril, el nivel más alto en décadas. A diferencia de los Estados Unidos y Europa, el aumento de la inflación es más bienvenido en Japón porque durante mucho tiempo ha estado bloqueada en niveles bajos y el banco central japonés ha indicado que permanecerá en niveles bajos. facilitar el dinero.

Pero la inflación fue impulsada en gran medida por la escasez de suministros posterior a la pandemia, dijo Chong Hoon Park, jefe de investigación económica para Japón y Corea del Sur en Standard Chartered Bank en Seúl. “No está impulsado por el crecimiento de los salarios”, dijo el Sr. Park, y agregó que espera que la inflación el próximo año caiga por debajo del objetivo del 2 por ciento del Banco de Japón.

El desafío es sostener y expandir el aumento en los ingresos que partes de la economía han presenciado recientemente. Una encuesta realizada por un grupo empresarial encontró que las grandes empresas acordaron aumentar el salario de un promedio de 3.9 por ciento este año, la tasa más alta en décadas.

El gobierno está comprometido a aumentar los salarios y facilitar que los trabajadores cambien de trabajo en busca de salarios más altos. La semana pasada, el Primer Ministro Fumio Kishida repitió su prioridades económicas incluyendo «aumentos estructurales de salarios y reformas del mercado laboral».

Otro líder en impulsar el cambio en el pensamiento corporativo es la Bolsa de Valores de Tokio. En marzo, el intercambio presentó un plan lo que obligará a las empresas que cotizan por debajo de su valor contable a aumentar el precio de sus acciones. Algunas de las formas más fáciles de hacer esto son pagar un mayor dividendo y recomprar más acciones. Si bien no está claro cuándo comenzará la bolsa a implementar la política, es probable que gigantes como Toyota y Honda, que dijeron que planean recomprar acciones este año, tengan que hacer cambios. (Las acciones de Toyota subieron un 27 por ciento y las de Honda un 50 por ciento este año).

El índice Nikkei 225 subió un 1,5 por ciento el miércoles a 33.502, un nuevo máximo del año.

El cambio para prestar más atención a las ganancias de las empresas y los precios de las acciones ve a Seth Fischer, un administrador de fondos de cobertura que ha agitado públicamente por cambios en las empresas japonesas durante más de una década, quizás el más memorable por persuasión. nintendo para obtener sus juegos en los teléfonos móviles.

«Estamos viendo cambios dramáticos en el comportamiento de los altos ejecutivos», dijo el Sr. Fischer, fundador de Oasis Capital, de Hong Kong.

Un ejemplo que señala el Sr. Fischer es Canon, la compañía de cámaras y equipos ópticos. Los accionistas reprendieron a su presidente y director ejecutivo, casi sacándolo del directorio, por la falta de diversidad de género entre los directores. Y la necesidad constante de invertir más del dinero que tienen en reserva ha llevado a las corporaciones japonesas a anunciar un récord de $ 70 mil millones en recompras en el año que finalizó en marzo, según el periódico Nikkei. Es probable que los dividendos del año en curso alcancen otro récord, superó los $ 100 mil millones. Todos estos movimientos se combinan para poner dinero en la economía real.

Luego está el respaldo del Sr. Buffett, quien recientemente dijo que tiene aumentó sus participaciones a los conglomerados japoneses Itochu, Marubeni, Mitsubishi, Mitsui y Sumitomo. En abril, le dijo a Nikkei que planea invertir más en empresas japonesas. Los inversores extranjeros han invertido dinero en acciones japonesas desde entonces, algunos evitando a China a medida que aumentan las tensiones geopolíticas entre Beijing y Washington.

Señor. Fischer está entre los alcistas. Y a medida que las empresas se mueven para mejorar su valor, dijo, ayudarán a la economía general de Japón al aumentar las ganancias.

«Los inversores finalmente entendieron que había una oportunidad de cambio radical en Japón», dijo.